Carta del mes

Septiembre

FE PARA EL PRESENTE Y PARA EL FUTURO

 

Necesitamos la fe para lo inmediato pero es más importante tenerla para continuar un proceso y verlo terminado. Ser constantes en confiar y en creer lo que esperamos que suceda hasta que suceda. En Mr 9:23 dice que “Todo es posible al que cree”.

 

Todos tenemos sueños, cosas en nuestro corazón que anhelamos pero que a veces no suceden de la noche a la mañana , pero tenemos la convicción de que sucederán. Podemos recibir esa convicción, pero si no perseveramos en ello podemos llegar a perderlo y también nuestros sueños.

 

 

La fe es lo que nos motiva a luchar , a pelear en oración, a mover cielo y tierra para que las cosas sucedan , y cuando nosotros ya no podemos hacer nada más, descansar en que el Señor hará la parte que le toca. Esa es la fe. La confianza de que nuestro Padre nos va a dar lo que nos ha dicho, lo que anhelamos.

 

Nosotros somos Hijos de Dios. Supervaliosos para El, ya que todo se mide por el valor que tiene y nosotros tenemos lo más valioso del mundo, que es la sangre de Su Hijo Jesucristo. ¿Cómo no nos va a dar con el Espíritu Santo todas las cosas?. En Mateo 6:26-30 podemos leer que valemos mucho más que las aves de los cielos, que las flores del campo….¿Cómo no hará mucho más a vosotros hombres de poca fe?

 

Dice en la Palabra de Dios “Conforme a tu fe te sea hecho”. Desde lo más elemental hasta lo más sobrenatural, todo requiere de confianza plena en El.

Nuestro Padre nos escucha. Nos oye, nos conoce y quiere que seamos felices.

 

La fe debe empapar todo nuestro ser, los sentimientos y los pensamientos.

En Mateo 8:25-26 los discípulos dijeron “Señor sálvanos que perecemos” y El les dijo ¿Por qué teméis hombres de poca fe? Si nos dejamos llevar por nuestras emociones, nos va a asustar la tormenta y las pruebas adversas de la vida. Tener miedo a la tormenta es natural, pero nosotros debemos vivir en lo sobrenatural. Si Jesús está conmigo no debo temer a la tormenta porque El está en control de mi vida. Todo irá bien. Tengo esperanza de futuro. Eso es muy fácil decirlo pero hay que experimentarlo y si quieres crecer en fe, te aseguro que lo experimentaras.

 

Cuando no crees, ves que va mal la cosa y te deprimes, todo lo ves negro, todo te asusta…. La falta de fe mata, la falta de fe deprime, pero aumentar la fe nos levanta.

En Mateo 16:8 Jesús les dijo “Porque pensáis dentro de vosotros, hombres de poca fe que no tenéis pan?. La fe debe influir positivamente en nuestros pensamientos, así como en nuestros sentimientos y en nuestra autoestima. Lo que Dios dice del futuro, El ya lo ha hecho.

 

Antes de lamentarte por lo que no tienes, recuerda quien eres y todo lo que El Señor ha prometido para tu vida.

 

Cuando Jesús le dijo a Pedro que fuera a El sobre las aguas en Mateo 14:27-31 , Pedro comenzó a andar , pero se dejó llevar por la tormenta y sus sentimientos, dudó y se hundió. La fe debe influir tanto en tus sentimientos como en tus pensamientos. Debemos poner siempre la mirada en Jesús, en Su Palabra y en lo que El te ha dicho.

 

Es muy importante hacer de la fe un estilo de vida constante. Deja de afanarte por lo que no tienes. Debes reforzar tu confianza. Pedro comenzó a andar. Debes tener confianza para dar un paso de fe. Tienes que seguir dando los pasos de fe que hagan falta hasta que alcances tus sueños. Es muy importante la fe en los procesos largos, ya que muchas veces te cansas y abandonas. No abandones nunca porque quizás estas al borde de conseguirlo.

 

Otro ejemplo importante que vemos en la Palabra es el de Abraham. En Romanos 4:17-22 dice “Se fortaleció en fe dando gloria a Dios, plenamente convencido, de que Dios era poderoso para hacer todo lo que le había prometido”. No hizo caso de su vejez, ni de la esterilidad de la matriz de Sara. Abraham no tenía CDS de predicaciones, ni la Biblia, ni TV cristiana. El estaba conectado con el Señor, y le conocía y confiaba plenamente en El, por eso su fe le fue contada por justicia y recibió lo que El le había prometido.

 

No des por perdida tu esperanza. Si crees que Dios hará el milagro, no importa lo que digan tus amigos, ni tus familiares, ni lo que veas ahora con tus ojos. CREE y al que cree todo lo es posible y tu fe será contada por justicia.

 

Otra cosa que es muy importante es pedirle al Señor una Palabra Rhema. Es una palabra dada por Dios, específicamente para el momento y para lo que esperas, que te va a dar aliento, fuerza y confianza para esperar que SI ocurrirá. Yo siempre lo hago. Cuando me encuentro ante un reto de fe, lo primero que hago es pedirle al Señor una Palabra Rhema a la que yo me pueda aferrar, confesarla día y noche…y confiar en ella hasta que ocurra lo que espero. Dios ya lo ha hecho, pero yo en mi tiempo lo recibiré. Cuando Abraham recibió la promesa le dijo “Te he puesto” y no, “te pondré”. Es un futuro, pero la acción de Dios ya la declaraba como hecha.

 

Fe es tener la convicción de que Dios ya vio tu futuro y tu lo verás cumplido. Lo que Dios hará contigo es grandioso. El Señor ya te bendijo más allá de lo que puedes pensar y sentir.

 

Dale gracias por lo que ya hizo en tu vida, creele con todo el corazón, y serás capaz de alcanzar ese futuro de paz y prosperidad que El ya te ha dado. 

 

Un saludo y feliz mes, Eva M. C.

Pensamiento

Pues yo sé los planes que tengo para ustedes —dice el Señor—. Son planes para lo bueno y no para lo malo, para darles un futuro y una esperanza. 

Jeremías 29:11 

 

Ante la dificultad,en tu quebrantamiento,en tu angustia, confía en Dios.

¡El sigue estando ahí!

Nada te puede separar de su gran amor por ti.

Ministerios Abriendo Camino, 

con sede en

Tarragona/Catalunya,

España.

 

Para las  invitaciones que quieran hacernos y realizar eventos como, seminarios, jornadas intensivas, y poderles compartir acerca del quebrantamiento emocional, relacional y sexual, pueden contactar con nosotros escribiéndonos. 

 

E-mail:

abriendo.camino@live.com