Carta del mes

Diciembre

 

No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento para que comprobéis la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta” Rom. 12:2

¿Te conformas con tu vida actual? ¿Crees que vas a estar así para siempre? Pues la buena noticias es que NO. Con Dios siempre hay MÁS.

ÉL es eterno y sobrenatural y quiere que entremos cada día más a esa nueva dimensión.

PERO”….hay algo que nosotros debemos hacer y eso es “MORIR”.

Es imprescindible esa “transformación” y esa “renovación” para poder vivir la VIDA en mayúsculas que Dios quiere que vivamos.

Se trata de un proceso de “metamorfosis” que se produce en nosotros al estar en contacto con nuestro Creador y Su Palabra día tras día. Es un “morir “ a nosotros mismos para resucitar a esa nueva forma de pensar y vivir.

Este proceso lo podemos ver en la naturaleza a través de la oruga, y podemos aprender y aplicar mucha enseñanza con esto en nuestra vida.

La oruga come hasta llegar a cierto tamaño y va tejiendo una capa de seda hasta convertirse en un capullo. Allí se queda encerrada durante un tiempo, donde se va gestando el nuevo ser, que será la mariposa. Es como si fuera un entierro.

Esto lo podemos comparar con nosotros, que vamos viviendo, comiendo y alimentándonos de la Palabra de Dios, de Su Presencia, hasta que llega el día en que el Señor nos hace crecer y entonces debemos empezar a “morir”.

Llega ese tiempo de prueba, de silencio, donde debemos morir a nosotros mismos, porque se está gestando un cambio en nuestro ser.

Es un proceso doloroso, pero no hay otro camino. Y no es un proceso de un solo día, ni de un solo momento. Hay que seguir muriendo conforme el Señor nos va mostrando cosas, actitudes, pensamientos, formas de nuestro carácter, planes y deseos que no concuerdan con Su forma de ser y de vivir.

Mr. 8:34 dice “El que quiera venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame”

Todos pasamos por esos procesos donde nuestro carácter es formado. Donde nuestros pensamientos y sentimientos son alineados con Sus pensamientos y Su forma de ver las cosas.

Nosotros somos impacientes, impulsivos, temerosos, queremos resolver las cosas a nuestra manera y si es posible rápidamente, pero todo esto tiene que ser removido para que Dios pueda hacer algo en nosotros y a través de nosotros.

Muchas veces puede que no encontremos mucho sentido a alguna situación que estemos viviendo, pero tenemos que confiar que “Todas las cosas ayudan a bien a los que amamos a Dios” , y que Dios está obrando y al control de todo.

No podemos vivir ni hacer la obra de Dios llenos de “nosotros mismos”, confiando en nuestras capacidades y actuando por nuestra cuenta.

Dios tiene que quebrantarnos y eso es siempre con pruebas y situaciones de impotencia en las que tenemos que “morir” a nosotros y “esperar” y “confiar” en Él. Es ahí donde Él está transformando nuestro carácter haciéndonos “pacientes”, “confiados en El” y teniendo un carácter “manso y humilde” como Jesús.

La mansedumbre no es debilidad. Es fuerza bajo control. Ya no actuamos por impulso, sino que esperamos la guía y dirección del Señor, con paciencia, no haciendo ni diciendo nada a menos que El Señor dirija nuestros pensamientos, palabras y acciones.

Y es ahí, donde entramos en el reposo de Dios, sabiendo que el que ha comenzado la obra en cada uno, la llevará a cabo hasta el final.

Estamos en las mejores manos, así que ánimo!!! Y a seguir “muriendo” para que podamos vivir cada día con mayor plenitud el futuro que tenemos por delante.

 

Un abrazo!!!! Eva M. C.

Pensamiento

Pues yo sé los planes que tengo para ustedes —dice el Señor—. Son planes para lo bueno y no para lo malo, para darles un futuro y una esperanza. 

Jeremías 29:11 

 

Ante la dificultad,en tu quebrantamiento,en tu angustia, confía en Dios.

¡El sigue estando ahí!

Nada te puede separar de su gran amor por ti.

Ministerios Abriendo Camino, 

con sede en

Tarragona/Catalunya,

España.

 

Para las  invitaciones que quieran hacernos y realizar eventos como, seminarios, jornadas intensivas, y poderles compartir acerca del quebrantamiento emocional, relacional y sexual, pueden contactar con nosotros escribiéndonos. 

 

E-mail:

abriendo.camino@live.com